DISCURSO DEPORTIVO

Por Robert Lozano Vergés

Posts Tagged ‘Valdés

El segundo de Valdés

leave a comment »

“Si Víctor no hace la doble parada en el saque de esquina, no sabemos que hubiera sucedido”. Pep Guardiola resumía en una frase tan aparentemente intrascendente como obvia la esencia del fútbol: los pequeños detalles. En ocasiones como estas, Rijkaard soltaba un desenfadado: “y si mi abuela tuviera cazzo (pene) sería mi abuelo”. Son dos maneras de expresar una misma idea, un concepto que a Helenio Herrera le mortificó toda su carrera: “el más insignificante detalle decide el resultado de un partido. Basta un segundo de distracción para cambiarlo todo”, explicaba HH, que veía como horas y horas de estrategia y dedicación se iban al traste en ese fragmento de tiempo tan ínfimo y tan decisivo. “El desplazamiento de una simple letra convierte lo causal en casual, basta con un leve soplo para desbaratar nuestros estados de ánimo, y para delicia de nuestros poetastros, un fatídico ripio concatena suerte con muerte”, explicaba el periodista Gonzalo Suárez, analista técnico de Herrera en los tiempos del gran Inter de Mazzola.

Pero las paradas de Valdés, lejos de ser un mero detalle puntual de un partido, son un hábito decisivo que ha dado títulos a este equipo de ensueño. El de Gavà ha sumado tantos segundos clave que podríamos ver un partido entero de paradas estratosféricas. Valdés, que empezó su carrera a la sombra de Pepe Reina y siempre se ha visto relegado a la sobre dimensión de Iker Casillas, suele marcharse del terreno de juego en silencio, escuchando los vítores del público, los gritos a Messi… La gloria siempre es para el 10, aunque las paradas de Valdés sean tan trascendentes como sus goles. Gloria también para el número 1 del Barça.

Punto y aparte

Los grandes jugadores sólo hablan con los pies. De sobra saben que no marcan goles con la lengua, salvo en propia portería. La insulsez es signo de sabiduría” Escamoteador de palabras; administrador de silencios, Messi es un genio imperecedero. El deporte es una escuela de vanidad pero el extraterrestre del Barça nunca fue buen estudiante. Hablar de las cifras y de la factura de los goles del astro argentino es como hacerlo de los relojes de Dalí; surrealismo puro.

Para Helenio Herrera, Maradona fue el mejor solista y Pelé, el mejor director de orquesta. De Di Stefano, sin embargo, decía que era la orquesta entera. No sabemos qué hubiera pensado de Messi.  Quizá, al haber vivido unos años en Milán, hubiera descubierto que La Pulga es como ver cada día a la Orquesta Filarmónica de Viena en el teatro de La Scala.

Anuncios

Written by @robertlozano_

23 enero, 2012 at 11:21 AM

El cielo puede esperar

with 5 comments

“Siempre se puede tomar notas, tratar de llenar renglones de frases, pero para emprender la escritura de una novela hay que esperar a que todo se vuelva compacto, irrefutable, hay que esperar a que aparezca un auténtico núcleo de necesidad. Uno mismo nunca decide la escritura de un libro; un libro es como un bloque de hormigón que se decide a cuajar, y las posibilidades de acción del autor se limitan al hecho de estar ahí y esperar, en una inacción angustiosa, que el proceso arranque por sí sólo”. El Barça encontró su núcleo de necesidad en el Bernabéu y sigue edificando su epopeya. Personalmente, he tardado cuatro días en recuperar los niveles habituales de adrenalina y de euforia. Ya en frío, mi proceso ha arrancado, me ha golpeado un bloque de hormigón en la cabeza y, sin angustia alguna reconozco que el baño del Barça fue sin espuma. O no fue tal.

Si hiciéramos un ranking de los 20 mejores partidos del equipo de Guardiola, el Madrid 1 Barça 3 no estaría entre ellos. Alguien pensará que esto todavía otorga un valor superior a la victoria. La fórmula sería la siguiente: si un Madrid en un estado de forma óptimo y con todas las circunstancias a su favor sucumbió ante un Barça terrenal, significa que este equipo es invencible, luego la Liga está vista para sentencia. Nada más lejos de la realidad.

El partido, como la temporada del Barça, está marcado por los detalles. Tres flashbacks:

1. Último minuto del Barça-Sevilla, empate a cero. El fútbol, una película sin guión, nos depara el mejor de los desenlaces: un penalti a favor. El lanzador, el mejor futbolista del planeta. Ni Aaron Sorkin lo hubiera concebido así. Y Varas detiene la pena máxima. 2. Último minuto del Getafe-Barça. A punto de sumar la primera derrota de la temporada Messi dispone de un uno contra uno diseñado para su zurda. Metería 99 de 100, pero ese se estrella en la madera. 3. Madrid-Barça: el chute de Xavi rebota en Marcelo, toca el palo y ¿match point? Sí, entra. Como tantas veces se ha ido fuera. Esto no es suerte, son lances del juego, pormenores que marcan un partido y deciden una temporada.

Si repasamos el encuentro con frialdad observaremos que el partido del Barça no fue redondo. El Madrid lo asfixió durante los primeros veinte minutos y gran parte de los jugadores se encuentran en un estado de forma ligeramente inferior al de otras temporadas. Iniesta, excelso (y chupón) en la segunda parte, se mostró errático en la primera. Al margen del gol, Cesc fue un espejismo errante durante todo el partido. Piqué sigue aguantándose gracias a la falta de centrales solventes del equipo e incluso Valdés (es humano) falló repetidamente con el juego de pies. Tan sólo Puyol y Busquets rayaron a un nivel superlativo durante gran parte del partido.

El Barça es un equipo tan bueno que siempre cumple en las grandes citas. Contra los blaugrana, el Madrid padece un complejo de inferioridad neurótico debido, en gran parte, a la anemia que sufre en el centro del campo. Guardiola mezcló a los cinco futbolistas que más adoran el balón del mundo. Que la toquen, que la escondan, que desesperen. Esa era la receta y sólo pudo cocinarse cuando el Madrid se aculó, atemorizado con la posibilidad de encajar una nueva goleada.

La novela del Barça de esta temporada se escribe por la necesidad. Por aquellos partidos en los que el equipo se ha dejado llevar por su talento, confiando que se ganarían por arte de birlibirloque. Son los mejores del mundo, no hay duda. Pero la Liga no se ha ganado y el cielo puede esperar.

N. del A: El encomillado pertenece a un fragmento de “El mapa y el territorio”, del escritor Michel Houllebecq.

Written by @robertlozano_

13 diciembre, 2011 at 2:01 PM

Publicado en Barça, Fútbol

Tagged with , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: