DISCURSO DEPORTIVO

Por Robert Lozano Vergés

El segundo de Valdés

leave a comment »

“Si Víctor no hace la doble parada en el saque de esquina, no sabemos que hubiera sucedido”. Pep Guardiola resumía en una frase tan aparentemente intrascendente como obvia la esencia del fútbol: los pequeños detalles. En ocasiones como estas, Rijkaard soltaba un desenfadado: “y si mi abuela tuviera cazzo (pene) sería mi abuelo”. Son dos maneras de expresar una misma idea, un concepto que a Helenio Herrera le mortificó toda su carrera: “el más insignificante detalle decide el resultado de un partido. Basta un segundo de distracción para cambiarlo todo”, explicaba HH, que veía como horas y horas de estrategia y dedicación se iban al traste en ese fragmento de tiempo tan ínfimo y tan decisivo. “El desplazamiento de una simple letra convierte lo causal en casual, basta con un leve soplo para desbaratar nuestros estados de ánimo, y para delicia de nuestros poetastros, un fatídico ripio concatena suerte con muerte”, explicaba el periodista Gonzalo Suárez, analista técnico de Herrera en los tiempos del gran Inter de Mazzola.

Pero las paradas de Valdés, lejos de ser un mero detalle puntual de un partido, son un hábito decisivo que ha dado títulos a este equipo de ensueño. El de Gavà ha sumado tantos segundos clave que podríamos ver un partido entero de paradas estratosféricas. Valdés, que empezó su carrera a la sombra de Pepe Reina y siempre se ha visto relegado a la sobre dimensión de Iker Casillas, suele marcharse del terreno de juego en silencio, escuchando los vítores del público, los gritos a Messi… La gloria siempre es para el 10, aunque las paradas de Valdés sean tan trascendentes como sus goles. Gloria también para el número 1 del Barça.

Punto y aparte

Los grandes jugadores sólo hablan con los pies. De sobra saben que no marcan goles con la lengua, salvo en propia portería. La insulsez es signo de sabiduría” Escamoteador de palabras; administrador de silencios, Messi es un genio imperecedero. El deporte es una escuela de vanidad pero el extraterrestre del Barça nunca fue buen estudiante. Hablar de las cifras y de la factura de los goles del astro argentino es como hacerlo de los relojes de Dalí; surrealismo puro.

Para Helenio Herrera, Maradona fue el mejor solista y Pelé, el mejor director de orquesta. De Di Stefano, sin embargo, decía que era la orquesta entera. No sabemos qué hubiera pensado de Messi.  Quizá, al haber vivido unos años en Milán, hubiera descubierto que La Pulga es como ver cada día a la Orquesta Filarmónica de Viena en el teatro de La Scala.

Written by @robertlozano_

23 enero, 2012 a 11:21 AM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: