DISCURSO DEPORTIVO

Por Robert Lozano Vergés

Ser Villa en tiempos de Messi

with 6 comments

Hay palabras que no deberían utilizarse a la ligera. Su mal uso les hace perder el sentido. Crisis es una de ellas. En dos partidos y con sendos hat-trick, Messi desactivó una ristra de debates absurdos. Superada la tontería, el ojo escrutador se detiene ahora en David Villa. El asturiano es el último eslabón de una estirpe de goleadores extintos, de ese linaje maldito que forman Samuel Eto’o, Zlatan Ibrahimovic y Bojan Krkic. Amparado en el número 7 y escorado en la banda, el despliegue de trabajo del asturiano es tan inapreciable como oscuro, tan imprescindible como ingrato. El Guaje, que llegó como hombre gol y no actúa como tal, exaspera al aficionado culé, siempre con el látigo en ristre.

Pero el mérito de David Villa es incontestable. A marchas forzadas entendió “el misterioso caso de la desaparición del 9 del Barça”  y sobrevivió a la criba, alejado del foco y a la sombra sempiterna de Messi. Su gol en la Final de Wembley fue una liberación, un premio único a un año de trabajo en el que aprendió a defender y a vivir alejado de la portería. Goleador de nacimiento, con el paso de los meses comprendió que en el Barça su función no era la de marcar, sino la de dilatar el campo, abrir defensas y, sobre todo, facilitar el gol a un titán de metro sesenta. Es de justicia, sin embargo, interpretar gran parte de los goles de La Pulga como un trabajo de equipo en el que los movimientos de Villa tienen un valor especial. Villa hizo un trato: perder lucidez y protagonismo personal a cambio de ganar títulos. Y lo consiguió.

Con todo el desgaste y sacrificio y, a pesar de los 23 goles de la temporada anterior, sus fallos ante la portería rival se miran con recelo e incluso se le tacha de vivir permanentemente en el fuera de juego (13 por 14 de Messi esta temporada). El asturiano (siete goles hasta el momento) encara al portero sin el convencimiento de antaño y no está teniendo suerte en el remate final. Da la sensación que tan sólo la buena marcha del equipo frena un fuego siempre azuzado para quemar a alguien en el Camp Nou.

¿Una relación irrespirable?

El Guaje siempre se ha mostrado sensato y consciente de su rol y Guardiola ha agradecido su trabajo: “ya me gustaría, a lo largo de mi carrera, encontrar a jugadores como David, que es el máximo goleador de la historia de la selección, que ha ganado el Mundial y la Eurocopa, que en sus anteriores equipos todos jugaban para él y que ahora se adapta a algo que le conviene al equipo”.

El papel secundario de Villa y la alargada sombra de Messi, al que se le rebuscan crisis, malos modos y excentricidades, suscitó ayer un artículo en Superdeporte que afirmaba que “la relación entre ambos en el vestuario y dentro y fuera del campo es ya irrespirable. No se abrazan igual, no se llevan como antes y sus celebraciones han perdido entusiasmo”, argumentaba el periodista.

Las imágenes desmienten este supuesto, el mismo Messi negó las discrepancias y hasta el presidente Rosell explicó que juegan juntos al parchís… En todo caso, sean amigos del alma, todo lo contrario o nada de lo anterior, el rendimiento de ambos es incuestionable y David Villa es el mejor delantero, el mejor acompañante que puede tener ese ciclón llamado Messi que eclipsa cualquier hazaña.

No es fácil ser Villa en tiempos de Messi.

Written by @robertlozano_

4 noviembre, 2011 a 9:43 AM

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola.

    Bon post, però, sobretot, GRANDIOSA última frase.

    Salut!

    maccacus

    4 noviembre, 2011 at 9:54 AM

  2. Gran post Robert.
    Tots els jugadors del Barça guanyen gràcies a jugar al costat de Messi. Sobretot Cesc, Iniesta, etc. Ara mateix potser Pedro i Villa estiguin patint aquest efecte que comentes, doncs són els que més necessiten el gol, i tal com pinta, els seguirà fent tots l’argentí…

    Oriol Llevat (@orillevat)

    4 noviembre, 2011 at 11:34 AM

    • Gràcies, Oriol. Tot l’equip ajuda a Messi a ser el que és, però coincideixo amb tu. Segurament Villa necessita recuperar la confiança de cara el gol perquè el seu instint és aquest i com a davanter necessita marcar…

      robertlv

      4 noviembre, 2011 at 11:59 AM

  3. Bon article.
    El perfil que cal com a acompanyant de Messi, és dificilment trobable. Home de Banda, que treballi en la pressió, tingui sortida cap a dintre i tiri diagonals i que faci entre 15 i 20 gols per temporada. Sembla que un Villa entonat encaixa amb aquest perfil, però és com siel fet d’aprendre a fer tot el que no estava acostumat a fer, hagi comportat que ha desaprès allò que havia fet al llarg de tota la seva carrera, està fi en els darrers metres. Segur que Guardiola n’és conscient i sap com arreglar-ho.

    Albert (@alphabertus)

    4 noviembre, 2011 at 3:05 PM

    • Gràcies pel teu comentari, Albert. Trobo bastant encertada reflexió que fas. Hi busco motius i penso que l’esforç físic i defensiu que ha de fer Villa li passa factura a l’hora de trobar porteria. Perd frescor

      robertlv

      4 noviembre, 2011 at 3:29 PM

  4. El problema es que Messi y otros quieren que juegue Cesc en detrimento de Villa. A las pruebas me remito …

    Blas

    8 noviembre, 2011 at 8:33 PM


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: