DISCURSO DEPORTIVO

Por Robert Lozano Vergés

Lo que hay que tener

with 3 comments

Lo sabías tú, lo sabía yo y lo sabían Perea y Godín. Messi galopa, se perfila y requiebra hasta decidir el espacio para su zurda. La red de la portería es el destino final de esta jugada, tan simple y repetida, como difícil de abortar. Con 24 años y 192 goles con el Barça, Messi se sitúa a tan sólo dos de un mito blaugrana que cuenta con una estatua en el Camp Nou: László Kubala. A falta de Mundial, el argentino lo tiene todo: fortuna y gloria. No con Pelé, no con Maradona, no con Cruyff. Messi se reta con la historia. ¿Cómo será recordado cuando termine su carrera? ¿Cómo quiere que se le recuerde? 

Tito Vilanova ha explicado en alguna ocasión que si en un partido cambias a Messi, es como si su madre se asomara al balcón mientras juega a fútbol y le dijera: no te olvides de ir a por pan. La alienación del 10, su devoción obsesiva por el balón y su desinterés más absoluto por todo lo ajeno a un rectángulo de juego lo convierte en un deportista singular. Antihéroe apátrida de verbo atrancado y enjuto y enemigo del mercadeo, posee una desventaja natural respecto a otras superestrellas, leyendas del deporte envueltas en capas extradeportivas. La extraña, estéril e infructuosa insistencia de aislar al deporte de otras esferas de la vida ha sido siempre la antítesis del deportista carismático. Las leyendas no son lo que son únicamente por ser los mejores en su deporte sino por un componente volátil y mágico que los encumbra a un estatus superior y los convierte en símbolos.

¿Fueron Muhammad Ali y Bobby Fischer los mejores en sus respectivos deportes? Ellos trascendieron del deporte por rebeldía e incluso por política. Puede que el deporte los hiciera grandes pero su carácter, la literatura y la épica los convirtió en leyenda. En cuanto a Senna, la tragedia lo envolvió en un halo de romanticismo y lo propio hizo la inconveniencia con Maradona. La poesía del movimiento es propiedad de Nadia Comaneci y la renuncia a la eternidad, de Marc Spitz. Carl Lewis, Sergei Bubka o Eddy Mercks burlaron el límite de la física despreciando al ser humano y sus supuestos límites. ¿Y Michael Jordan? El que para muchos es el mejor deportista de todos los tiempos fue la primera megaestrella global en convertirse en una marca, en un símbolo, en un 23.

En cuanto a Messi, ¿Qué lugar ocupará? ¿Cómo pasará a la historia un futbolista al que sólo le interesa el fútbol y desoye cualquier ruido extradeportivo?

El 10 del Barça, ese tipo bajito que deambula por el césped cabizbajo, con andares patizambos y perezosos y que tiene Lo Que Hay Que Tener, algo tan inefable que se transmite en sus movimientos y que pervierte las palabras, es un niño precintado en una vaina. En una vaina llamada fútbol.

Written by @robertlozano_

27 septiembre, 2011 a 9:50 AM

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Hola.

    Bon post.

    Jo crec que passarà a l’història com “Leo Messi … JUGADOR DE FUTBOL”.

    Casi ná.

    Salut!

    maccacus

    27 septiembre, 2011 at 11:09 AM

  2. Recordar es el mejor modo de olvidar.Por lo tanto mejor tenerlo presente siempre que como en el cristianismo solo hay un Dios y el barcelonitis para poder seguir en el limbo en el que esta necesita a Dios (messi) y al Espiritu Santo (guardiola)

    ramos

    27 septiembre, 2011 at 12:02 PM

  3. Magnífico. A mi lo que me acojona de Leo son dos cosas: su competitividad descomunal y su crecimiento, año a año, como jugador. Mucha gente le pone fecha de caducidad y sospecho que el tio tiene cuerda para mucho rato. El tio ya es capaz de marcar diferencias hasta jugando al tran tran. No le hace falta ser supersónico como le pasa a Cristiano, igual te mete pases al espacio o desequilibra en el área sin despeinarse. Le veo cada vez más Romario + Xavi que el jugador gambeteador de sus inicios. Lo juega todo pero es que se dosifica mucho. Y su novia, por cierto, está como un tren.

    George Balf.

    1 octubre, 2011 at 3:15 AM


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: