DISCURSO DEPORTIVO

Por Robert Lozano Vergés

El misterioso caso de la desaparición del 9 del Barça

with 11 comments

“Me dice que, cuando mira un partido en la pantalla para analizar al equipo rival, lo ve todo… menos el 9. Es como si, para él, no existiera. Como si en el proceso de juego, el 9 no estuviera o no entrase. Porque, para él, el portero interviene mucho más, por la salida del balón, por las posesiones altas, por donde saldrá el equipo, por donde debe de haber pausa…Para él el 9 tan solo es un tipo que se dedica a ir al espacio, alguien que ya la tocará… Curiosamente es la posición a la que presta menos atención y es la posición más difícil e importante…Tanto hablar del juego, de la metodología y de los procesos acabamos olvidándonos de una cosa tan simple y elemental como el chute”.

Estos retazos pertenecen a un fragmento de la conversación entre el periodista Martí Perarnau y el entrenador del Barça, Josep Guardiola, plasmados en el libro “El camí dels campions”. De ellos se extrae que en los pensamientos del entrenador del Barça existe un vacío premeditado hacia una de las parcelas más definitivas de un equipo de fútbol: la que ocupa el goleador, el territorio del 9. Unos pensamientos que no ha podido llevar a la práctica en su máxima expresión hasta la actualidad.

Samuel Eto’o, al que no encontraron salida en la primera temporada del técnico, anotó 36 tantos en todas las competiciones, incluido uno en la Final de Roma contra el United. Ese verano fue traspasado a cambio de Zlatan Ibrahimovic. “El solista de Mälmo”, irregular y discutido, marcó un total de 29 goles, también insuficientes para continuar en el equipo. En la presente temporada el 9 lo lleva Bojan KrKic, suplente habitual, y el teórico papel de matador lo ostenta David Villa, goleador en el Sporting, en el Zaragoza, en el Valencia, en la selección española y… extremo pegado a la cal en el Barça (22 goles hasta la fecha).

Las livianas críticas a David Villa son disimuladas por la buena marcha del equipo, un Barça que anotó 76 goles en sus primeros 25 partidos de la temporada pero que, desde marzo, tan solo lleva 11 en 8 partidos de Liga. La fatiga y un errático David Villa son motivos menores que explican este descenso anotador. Existen, sin embargo, explicaciones mucho más significativas.

La “vulgaridad” del gol

Uno de los pocos puntos débiles de este equipo histórico es su falta de efectividad. De posesión del balón hipnotizante, el equipo de Pep chuta a puerta cuando no hay más remedio, casi por obligación (“tanto hablar del juego, de la metodología y de los procesos acabamos olvidándonos de una cosa tan simple y elemental como el chute”). El gol, considerado desde su nacimiento como la máxima expresión del fútbol, desprende aires de obligación en este equipo, como si fuera un fin que no justifica los medios y algo ramplón en comparación a los pases, a la circulación del balón, al mareo de posesión, a los regates, a los taconazos o a las excelsas jugadas de combinación. Da la sensación de que si el fútbol se puntuara como el Boxeo, el Barça no chutaría nunca y se limitaría a deleitar al público con un espectáculo sublime e infinito. Luego, en este tipo de juego, ¿qué rol juega un 9? ¿Qué papel tiene alguien que se dedica “simplemente”  a definir una jugada, a empujar el balón a la red y a dar por acabada una creación de tamaña factura?

La extinción del 9

Esta temporada hemos visto por fin la evolución total del Pep Team, un equipo que ha abolido la posición del 9. Esa parcela queda absolutamente vacía porque Guardiola quiere delanteros que lleguen, no que estén. Un espacio que permite que Messi cabalgue hacia la portería sin estorbos, sin obstáculos. De aquí que Eto’o e Ibrahimovic (al margen de lo extradeportivo) fueran vestigios de un juego pasado, piezas inconexas, incoherentes e incompatibles de un reloj de precisión donde la aguja es Messi (49 goles), principio y final de este Barça.

El equipo de Pep, sin 9 aparente, es el máximo goleador de la Liga (91 goles) y David Villa, criticado por sus fallos, es el gran vencedor de la temporada. Inteligente y trabajador, ha sabido acoplarse a un engranaje que carece de punta de lanza y la temporada que viene seguirá en el equipo, convirtiéndose en el primero que supera la criba del 9, en el primero que entiende el por qué de la misteriosa desaparición del 9 del Barça.

Written by @robertlozano_

11 mayo, 2011 a 11:10 AM

Publicado en Barça, Fútbol

Tagged with , , , ,

11 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Buen artículo, Robert.

    Creo que hay algo que le perjudica, enormemente, a Villa. Y ése es el hecho de tener que jugar por y para Messi. Él ya no es el centro del universo, sino que tiene a otros satélites que le hacen la competencia (Xavi, Iniesta e incluso Pedro).
    De todos modos, es preocupante que no se haya aprovechado del talento y los pases de la gente que tiene detrás.

    Saludos y felicidades por tu blog

    Gonzalo

    11 mayo, 2011 at 11:14 AM

    • Gracias Gonzalo, muy amable.

      El papel de Villa no es fácil. Como bien dices, aquí tiene que jugar para Messi y sacrificar su ubicación natural y su faceta goleadora en favor del equipo. En los últimos partidos ha tenido fallos extraños por falta de confianza pero, en parte, gracias a su adaptación y aceptación, Messi ha podido marcar 50 goles esta temporada. Eso sí, necesitamos que Villa vuelva a marcar.

      robertlv

      11 mayo, 2011 at 11:57 AM

  2. BRAVO!

    NEREA

    11 mayo, 2011 at 1:07 PM

  3. Ibra marcó 22 goles el año pasado (los mismos que lleva Villa a día de hoy) y Messi lleva 52 (3 de la Supercopa). Ha sido encomiable la adaptación de Villa al idioma Barça, destacando su presión y juego sin balón. El desgaste emocional para adaptarse a un nuevo sistema y un nuevo rol (pasó de referencia absoluta a currante) es enorme. Es natural que un extremo no marque la misma cantidad de goles que un delantero centro. Villa siempre ha sido un jugador de rachas pero casi nunca la pierde la cara al partido, siempre trabaja y aporta soluciones: bien sea un gol, un robo de balón, o un desmarque en el crea huecos.

    Gogol

    11 mayo, 2011 at 2:54 PM

    • Totalmente de acuerdo. Además, si sólo hubiera estado algo más acertado, estaríamos hablando de cifras goleadoras destacables.

      robertlv

      11 mayo, 2011 at 3:12 PM

  4. Hola.

    Lo siento, pero discrepo.
    No podemos olvidar que el gol es el fin que se persigue, no un lance más del juego. Éste es un deporte en que para ganar títulos has de ganar partidos, y para hacerlo has de marcar goles. Por ese motivo, siempre, el que sabe meterla entre los tres palos cuesta mucho dinero.

    Estoy de acuerdo en que, con Messi al lado, es difícil marcar muchos goles, pero no podemos olvidar que Villa, en los últimos 12 partidos sólo ha marcado un gol!!!

    En fin, ojalá el día 28 la líe.

    Salut!

    maccacus

    12 mayo, 2011 at 11:27 AM

  5. Parte del éxito del control del centro del campo por el Barça es que, al carecer de 9, hay un jugador del equipo rival que no sirve para nada: el central marcador que no sabe si salir o esperar. Con los laterales cubriendo a Villa y Pedro el rival juega con dos libres que, de repente, se ven atacados por un Messi desbocado corriendo directo a portería y los dos delanteros abriendo el campo o pidiéndola al espacio.
    Y que hablar de Messi! Cómo defenderle? Al jugar libre por el campo la carrera puede empezar en cualquier parte…y acabar encarando al portero.

    Warmize

    13 mayo, 2011 at 11:06 PM

  6. […] productiva para el delantero. En las últimas tres, Bojan marcó 13,10 y 10 goles, respectivamente. “El misterioso caso de la desaparición del 9 del Barça” le ha pasado más factura que a Villa y le aboca al mismo camino que a Ibrahimovic y Eto’o. Sus […]

  7. […] el mérito de David Villa es incontestable. A marchas forzadas entendió “el misterioso caso de la desaparición del 9 del Barça”  y sobrevivió a la criba, alejado del foco y a la sombra sempiterna de Messi. Su gol enla […]

  8. david porque te tenia que pasar a ti con el pie porque no al otro equipo

    paricia

    14 enero, 2012 at 3:48 PM

  9. […] Guardiola, ejecutor de delanteros exquisitos como Samuel Eto’o o Zlatan Ibrahimovic, conversor de David Villa y devoto de Lionel Messi. El ex entrenador del Barça sacrificó al 9 porque entorpecía los […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: