DISCURSO DEPORTIVO

Por Robert Lozano Vergés

La quinta esencia del género policíaco

with 3 comments

No es comercial. No es fácil de ver. No es para neófitos. The Wire es un plato que se cocina a fuego lento. Cada temporada son 12 horas que se degustan, se paladean y se descifran. Sin elipsis, sin estereotipos, sin prisas. The Wire forma parte de la edad de oro de la televisión, del momento en el que perdió la muleta de caja tonta y devoró al cine. Con 3D incluido.

CSI, 24, Bones, Hill Street Blues… las series de temática policíaca han copado nuestras pantallas desde hace años con mayor o menor acierto hasta empacharnos. Saciados, muchos de sus acérrimos seguidores creían que poco o nada se podía aportar ya a este género. En 2002, sin embargo, HBO acallaba a los incrédulos con una nueva propuesta: The Wire.

 Este espectáculo de cinco temporadas significó una nueva vuelta de tuerca, una bocanada de aire fresco que empujaba al espectador hacia una realidad aplastante, hacia la quinta esencia del género policíaco. Alejada de los estereotipos y de los planteamientos maniqueos de muchas propuestas similares, The Wire es una obra procaz y perspicaz que analiza desde una perspectiva crítica cinco ámbitos significativos de la ciudad de Baltimore (EE.UU.): el tráfico de drogas, el puerto, la política, la educación y los medios de comunicación. En el centro de este discurso, policías que no investigan grandes casos, ni tienen que salvar el mundo, ni son héroes. Simplemente trabajan en una ciudad, en un paradigma que representa a miles de urbes en el mundo.

Just Bussiness 

La grandeza de The Wire, además de en sus aspectos técnicos, reside en los personajes. No esperéis encontrar a un supervillano al que odiar ni al protagonista ejemplar en el que os gustaría reflejaros. Aquí los policías se equivocan, se emborrachan y se quedan dormidos, y los traficantes llevan a sus abueltitas a misa, tienen sentimientos de culpa e incluso novio.

 The Wire es una representación de la vida, del día a día en una ciudad, de los chanchullos y las intrigas de los que supuestamente sirven al pueblo, de los que actúan respaldados por la ley, y de los trapicheos y los tejemanejes de los que juegan al margen de las normas. Todos ellos hacen equilibrios en un alambre que responde al nombre de realidad. Son intereses. Pero no es nada personal. Es corrupción. Just business.

Written by @robertlozano_

9 marzo, 2010 a 10:52 AM

Publicado en Adictos a las series

Tagged with

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. No había visto la serie, pero me has animado a verla!!!

    Nere24

    9 marzo, 2010 at 12:22 PM

  2. Es lo mejor que he visto nunca sobre este género.

    Tex Avery

    12 marzo, 2010 at 11:06 AM

  3. […] se destapan como una explosión creativa, en algunos casos, de excelsa calidad. Los Soprano, The Wire o A dos metros bajo tierra son tan sólo algunos ejemplos de obras maestras de más de cien horas […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: